La clemencia tiene su lugar, en causas espantosas y donde ha habido arrepentimiento. Sin embargo, la violencia en todas las partes debe ser condenada y enjuiciada enérgicamente.

La nauseabunda invasión del Capitolio el 6 de enero, a la que nos enfrentamos nuevamente debido al actual impeachment, no fue la única vez que el edificio fue atacado en los últimos 100 años. Hubo otros tres actos de agresión, todos perpetrados por activistas de izquierda.

Los presidentes demócratas han conmutado las sentencias de la mayoría de las personas detenidas y acusadas en relación con estos ataques. Los ataques, en orden de sucesión, fueron el tiroteo en 1954 de miembros de la Cámara de Representantes por terroristas que apoyaban la causa de la separación de Puerto Rico de los Estados Unidos, un atentado con bomba en 1971 por parte del grupo terrorista nacional Weather Underground y otro 12 años después, provocado por un grupo de meteorólogos que se identificaron como la Unidad de Resistencia Armada.

El tiroteo de 1954 fue en muchos sentidos el más vil. Tres hombres y una mujer, Rafael Cancel Miranda, Irvin Flores, Andrés Figueroa Cordero y Lolita Lebron, ingresaron a la galería de visitantes de la Casa, que se encuentra sobre el piso de la Cámara, y procedieron a observar a los diputados debatir sobre los trabajadores migrantes de México.

En un momento, los cuatro se levantaron, Lebrón gritó “Viva Puerto Rico Libre” (Viva Puerto Rico Libre) y desplegó una bandera puertorriqueña; los cuatro sacaron pistolas semiautomáticas y dispararon a los indefensos integrantes, situados debajo.

Los activistas, todos en la veintena, no lograron matar a ninguno de los congresistas, pero hirieron a cinco. Fueron y detenidos rápidamente.

Veintitrés años después, el presidente Carter conmutó la sentencia de Figueroa Cordero, quien tenía cáncer, y dos años después también conmutó las sentencias de los tres restantes. Figueroa Cordero murió en 1979, pero los tres restantes vivieron largas vidas en el activismo de izquierda. Cancel Miranda murió en marzo pasado, “un héroe para muchos que favorecen la independencia de Puerto Rico”, según un obituario adulador del New York Times.

El secretario de Estado de Carter, Cyrus Vance, dijo que la liberación “sería un gesto humanitario significativo y sería visto como tal por gran parte de la comunidad internacional”. Más tarde, Carter le dijo al Caucus Hispano del Congreso que los había liberado por “razones humanas … ¡más de 25 años fue suficiente!”.

Sin embargo, ninguno de los cuatro se arrepintió de sus actos y nadie agradeció el indulto. “Si hubiera sido humanitario, habría salido hace mucho tiempo”, dijo Collazo. Al menos dos de los terroristas dijeron que no descartarían el uso de medios violentos nuevamente, que probablemente fue la razón por la que el gobernador de Puerto Rico, Carlos Romero Barceló, envió a Carter una carta “fuerte y contundente” contra la liberación de terroristas impenitentes, advirtiendo sobre repercusiones peligrosas. Carter ignoró dicha carta.

Para que conste, los puertorriqueños pueden terminar en cualquier momento que deseen la relación que han tenido con los Estados Unidos desde la Guerra Hispanoamericana de 1898. La isla ha celebrado no menos de cuatro referendos sobre su estado. En el último en 2012, más del 61 por ciento votó a favor de convertirse en estado, y menos del 5,5 por ciento votó por la “independencia”.

No se realizaron arrestos ni se presentaron cargos por el atentado con bomba del Capitolio en 1971 por parte de Weather Underground. Por tanto, no hubo sentencias que conmutar. La bomba causó daños por 350.000 dólares.

Según el autor Bryan Burrough, el hombre conocido como el “gurú de las bombas” del grupo terrorista, Ronald Fliegelman, dijo años después que “cree” que pudo haber construido el dispositivo. Los weathermen dijeron que estaban protestando por la invasión de Laos por parte de Vietnam del Sur, apoyado por Estados Unidos.

The Weather Underground se formó en 1969 por un puñado de estudiantes blancos ricos o de clase media, incluido Bill Ayers, quien después de salir de su escondite se transformó en profesor en Chicago y se convirtió en el mentor político de Barack Obama en esa ciudad.

Los llamados Weathermen que nacen de la organización más pacífica Estudiantes por una Sociedad Democrática, se comprometieron a difundir la revolución comunista a través de medios violentos, y poco después el FBI los identificó como un grupo terrorista interno.

Los weathermen volvieron a hacerlo doce años después y detonaron otra bomba que “atravesó el segundo piso del ala norte del Capitolio”, según el sitio de historia del Senado de Estados Unidos. Momentos antes, un grupo autodenominado Unidad de Resistencia Armada llamó advirtiendo a la centralita del Senado, pero se salvaron vidas solo porque el debate había cesado antes de lo esperado.

Esta vez, los daños ascendieron a un millón de dólares. La razón que esgrimieron para justificar la acción fue la participación militar de Estados Unidos en el Líbano y Granada.

En 1988, el FBI arrestó y acusó a siete hombres y mujeres por la ejecución de la explosión. Fueron Marilyn Jean Buck, Linda Evans, Susan Rosenberg, Timothy Blunk, Alan Berkman, Laura Whitehorn y Elizabeth Ann Duke. Todos eran miembros del Weather Underground o tenían algún vínculo con la organización. Todos tenían lazos y relación con la Organización Comunista del 19 de mayo.

Algunos de ellos suplicaron un acuerdo y finalmente fueron acusados ​​por otros delitos; otros fueron puestos en libertad condicional, y uno de ellos, Duke, todavía está fugitivo con una gran recompensa del FBI. Dos de ellos cumplían largas condenas en 2001, Linda Evans, una sentencia de 38 años y Susan Rosenberg una de 58 años, no por el atentado contra el Capitolio sino por un caso de armas en Nueva Jersey. Luego, en su último día en el cargo, de hecho con solo dos horas para abandonar el puesto, el Presidente Bill Clinton indultó a ambos.

Rosenberg, al menos, se ha involucrado bastante en los acontecimientos actuales. Ella es la vicepresidenta de la junta de Thousand Currents, una organización con muchos fondos que apoya causas de extrema izquierda y que hasta el pasado julio era el patrocinador fiscal Black Lives Matter Global Network Foundation, la principal organización de BLM.

En una entrevista que hizo en 1989 desde la cárcel, Rosenberg dijo, “una de las cosas que está clara es que el gobierno está tratando de que evaluemos la situación, de que nos disculpemos, que afirmemos que nunca haremos nada más. Ninguno de nosotros, por supuesto yo, no voy a tener esa reflexión ni voy a decirle eso al Estado terrorista más grande del mundo”.  

La clemencia tiene su lugar, en causas espantosas y donde ha habido arrepentimiento. Sin embargo, la violencia en todas las partes debe ser condenada y enjuiciada enérgicamente.

Puede descargar el archivo original en el siguiente enlace.

20210215-Because-of-the-current-impeachment-of-PTrump-ok

ResponsableFUNDACIÓN DISENSO (+ info)
FinalidadAtender y gestionar la suscripción al newsletter (+ info)
DerechosAcceder, rectificar o suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional (+ info)
Información adicionalPuede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra página web: Política de Privacidad