Las matanzas de Paracuellos no fueron espontáneas, sino algo planificado por Ángel Galarza, la Junta de Defensa de Madrid, miembros del PCE y el PSOE, anarquistas, considerados todos entes integrados y pertenecientes a las autoridades gubernamentales.

La madrugada del 6 al 7 de noviembre comenzó en un Madrid bajo control del Gobierno de la República uno de los episodios más oscuros de la Guerra Civil española: las sacas y matanzas de Paracuellos. Dichos sucesos se alargaron durante todo el mes de noviembre y finalizaron el 4 de diciembre de 1936, cuando el anarquista Melchor Rodríguez pudo comenzar a ejercer su cargo al frente de los presidios madrileños. La autoría de este exterminio, que dejó al menos 3.000 víctimas mortales, no solo recayó en Santiago Carrillo y Segundo Serrano Poncela, ambos enmarcados en las Juventudes Socialistas Unificadas, sino que estaban planeadas y orquestadas por el ministro de Gobernación del PSOE Ángel Galarza, figura muy vinculada a Largo Caballero, y otros personajes como Federica Montseny, García Oliver o José Miaja. Paracuellos no fue un estallido de violencia espontáneo, sino algo organizado y planificado por las autoridades republicanas.

Descargue el texto de la Efeméride a través del siguiente enlace.

20230124_Paracuellos

ResponsableFUNDACIÓN DISENSO (+ info)
FinalidadAtender y gestionar la suscripción al newsletter (+ info)
DerechosAcceder, rectificar o suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional (+ info)
Información adicionalPuede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra página web: Política de Privacidad