11-S: Fin del duelo y nuevo realismo

La retirada de Afganistán podría señalar así el final del duelo por lo ocurrido el 11-S. El período abierto por aquellos ataques está cerrado, y...

Chile en jaque

Y es que, los liberales, empapados de optimismo por el progreso histórico, suelen simplificar la realidad y olvidarse de la existencia de élites...

Yolanda Díaz y el retorno del marxismo en Podemos

El populismo siempre fue una estrategia, una táctica para encubrir las verdaderas referencias de todo este grupo de políticos, que no son más que el...

La Diada: El cuento de la nación inexistente

El 11 de septiembre es considerado como el día nacional de Cataluña por los separatistas. Por ello, la Fundación Disenso publica una nueva efeméride...

No es el camino correcto

En vez de pelear contra un régimen que lleva tres años pisoteando las libertades de los nicaragüenses, el FMI les da un balón de oxígeno que mejora...

Carta de Madrid

Más de 700 millones de personas forman parte de la Iberosfera, una comunidad de naciones libres y soberanas que comparten una arraigada herencia cultural y cuentan con un gran potencial económico y geopolítico para abordar el futuro.

La Iberosfera tiene todas las condiciones para ser una región de libertad, prosperidad e igualdad ante la ley. Sus pueblos no están condenados por ningún tipo de determinismo histórico.

Sin embargo, una parte de la región está secuestrada por regímenes totalitarios de inspiración comunista, apoyados por el narcotráfico y terceros países. Todos ellos, bajo el paraguas de Cuba e iniciativas como el Foro de São Paulo y el Grupo de Puebla, que se infiltran en los centros de poder para imponer su agenda ideológica.

BLOG

Chile en jaque

Chile en jaque

Y es que, los liberales, empapados de optimismo por el progreso histórico, suelen simplificar la realidad y olvidarse de la existencia de élites...

CONVERSACIONES

HISTORIA Y CULTURA

Nosotros

Las ideas tienen consecuencias y no descubrimos nada al afirmar que, en los últimos años, han predominado las malas en nuestra nación.

De ahí el nombre que hemos elegido para la fundación: Disenso.

Defendemos el derecho a disentir de la opinión dominante, de la corrección política que limita libertades y derechos fundamentales, con el fin de abrir debates públicos que permitan forjar un nuevo consenso en torno a la libertad, la igualdad, la soberanía y la reivindicación de España como nación.