El Español en el actual Estado de las Autonomías

La Fundación Disenso, preocupada por la persecución del español en algunas regiones de España, publica un Informe sobre la situación del idioma...

La derecha amnésica y la recuperación de la memoria

Cuando se trata de oponer argumentos al gran proceso de recreación de la identidad española puesto en marcha por la Memoria Histórica o Democrática,...

Elecciones y propaganda, Chile, un experimento neomarxista

Gracias al voto y a un hastío con la religión de la igualdad, la esperanza ha vuelto a ocupar un lugar entre quienes entienden que la democracia...

El dilema chino

La crisis de la COVID-19 ha provocado un cambio de modelo de negocio en las empresas occidentales, que se replantean las inversiones en el gigante...

Alfonso X el Sabio: 800 años de un rey para la Historia

El Catedrático de Historia Medieval, Rafael Sánchez Saus, escribe la nueva Efeméride de la Fundación Disenso sobre el 800 aniversario de uno de...

Carta de Madrid

Más de 700 millones de personas forman parte de la Iberosfera, una comunidad de naciones libres y soberanas que comparten una arraigada herencia cultural y cuentan con un gran potencial económico y geopolítico para abordar el futuro.

La Iberosfera tiene todas las condiciones para ser una región de libertad, prosperidad e igualdad ante la ley. Sus pueblos no están condenados por ningún tipo de determinismo histórico.

Sin embargo, una parte de la región está secuestrada por regímenes totalitarios de inspiración comunista, apoyados por el narcotráfico y terceros países. Todos ellos, bajo el paraguas de Cuba e iniciativas como el Foro de São Paulo y el Grupo de Puebla, que se infiltran en los centros de poder para imponer su agenda ideológica.

BLOG

El dilema chino

El dilema chino

La crisis de la COVID-19 ha provocado un cambio de modelo de negocio en las empresas occidentales, que se replantean las inversiones en el gigante...

CONVERSACIONES

HISTORIA Y CULTURA

Nosotros

Las ideas tienen consecuencias y no descubrimos nada al afirmar que, en los últimos años, han predominado las malas en nuestra nación.

De ahí el nombre que hemos elegido para la fundación: Disenso.

Defendemos el derecho a disentir de la opinión dominante, de la corrección política que limita libertades y derechos fundamentales, con el fin de abrir debates públicos que permitan forjar un nuevo consenso en torno a la libertad, la igualdad, la soberanía y la reivindicación de España como nación.