Pavía, el golpe que no acabó con la república